Cooperativa Lucienville, Basavilbaso, provincia de Entre Ríos

22 DE OCTUBRE, 2012 | --

El nombre Lucienville dado a la colonia y adoptado por la institución en el año 1926, se tomó en homenaje al hijo del Barón Hirsch, Lucién que falleció a temprana edad, en el año 1887.

El 12 de agosto de 1900, un grupo de 15 colonos de la aldea Novibuco I de la colonia Lucienville junto al maestro de la escuela y al administrador de la Jewish Colonization Asociation (J.C.A.), fundaron la primera «Sociedad Agrícola Israelita», sentando las bases del cooperativismo agrario entrerriano y argentino.

Fue la primera cooperativa agrícola de Sudamérica y una de las pocas que sigue en funcionamiento; y su primera sede fue la casa de un colono de apellido Embón.   

La entidad se sustentaba en los principios de unión y solidaridad y respondía a la necesidad de organización de los socios, quienes aportaron un peso, reuniendo un capital de diecisiete pesos en total.   

Hasta ese momento la población de la colonia no había sentido la necesidad de organizarse para defender sus intereses económicos por cuanto la labor agrícola no era para ese entonces de proporciones significativas. Esta situación se vio modificada ante el arribo de los colonos llegados a fines del siglo XIX, inmigrantes de distintos países de Europa. Por otra parte, las condiciones contractuales a las que estaban sujetos estos colonos eran rigurosas y demandaban grandes sacrificios, sus resultados no siempre eran satisfactorios para cumplir con los compromisos contraídos.   

El edificio, construido en 1906, presenta una arquitectura típica de la época, en la que se destaca su fachada de corte italianizante.  

En 1907 se concreta la creación de la institución denominada Cooperativa Agrícola Lucienville Limitada. El nombre Lucienville dado a la colonia y adoptado por la institución en el año 1926, se tomó en homenaje al hijo del Barón Hirsch, Lucién que falleció a temprana edad, en el año 1887.

El acta fundacional establecía que los socios podían ser “ordinarios” y “extraordinarios”: los primeros eran los colonos y los empleados de la J.C.A., y los segundos aquellas personas que sin ser colonos se interesaban en temas agrícolas o pudieran resultar útiles a la entidad.   

Los principios que sostenían eran: la adhesión libre y voluntaria, la gestión democrática por parte de los asociados, la participación económica de los socios, la autonomía e independencia, educación, formación e información.  

En la práctica la Cooperativa se encargaba del acopio de semilla, su industrialización y comercialización, sin dejar de lado obras de carácter social.  

La cooperativa cumplió un rol fundamental entre los inmigrantes, quienes encontraron en ella el apoyo para poder desarrollar su vida comercial, así como social y cultural. Allí se reunían para diseñar estrategias contra las plagas, las adversidades climáticas, la compra de semillas y los compromisos con la J.C.A.  

En el presente, entre sus socios y miembros del Consejo Directivo, se encuentran descendientes de estos fundadores que representan a la tercera y cuarta generación de cooperativistas y que orgullosamente ostentan los ideales del cooperativismo agrario.

Dirección

Barón Hirsch 388

Cómo llegar

Cómo llegar a Basavilbaso:
Tren: El tren del litoral (El Gran Capitán) hace el recorrido Buenos Aires- Posadas, y para en la estación General Campos. Más información
Colectivo: diversas empresas de ómnibus llegan a General Campos.  

Fuente consultada:

– «Primera sociedad agrícola israelita», Web: www.lucienville.com.ar; Link: http://www.lucienville.com.ar/historia.php consultado el 22 de octubre de 2012.
– Folleto del «Circuito Histórico de las Colonias Judias» del centro de Entre Ríos. Provincia de Entre Ríos. Año 2011.  

Argentina para mirar 2019 | Diseño y Desarrollo NA Soft

Argentina para mirar 2019
Diseño y Desarrollo NA Soft