Fuerte San José en el Golfo San José, Península de Valdés, provincia de Chubut

28 DE AGOSTO, 2013 | Grondona Olmi, Verónica

A los pocos meses, Basilio Villarino y Francisco de Biedma fundaron en Río Negro otra colonia, María de Nuestra Señora del Carmen. San José se despobló parcialmente, ya que muchos de sus habitantes se trasladaron a Nuestra Señora del Carmen.




El 7 de enero de 1779, una expedición al mando de Juan de la Piedra desembarcó en el Golfo de San José, en la playa actualmente conocida como Villarino.

La expedición respondía a una Real Orden emanada de Carlos III, por la cual se disponía poblar estas tierras con labradores, artesanos y hasta 200 familias, además de establecer guarniciones, con el objeto de asegurar el dominio de la Corona española sobre la Patagonia, amenazada por incursiones inglesas.  

Dicha ocupación se enmarca dentro de un plan que la corona puso en práctica a los efectos de defender y poblar sus posesiones en la costa atlántica patagónica; fundando, con este objetivo, el Fuerte San José y más tarde el asentamiento subsidiario denominado el Puesto de la Fuente (también en Península Valdés); el Fuerte Nuestra Señora del Carmen, en Carmen de Patagones, hoy provincia de Buenos Aires; el  asentamiento subsidiario en Puerto Deseado (hoy provincia de Santa Cruz) en 1780; y la Nueva Colonia y Fuerte de Floridablanca (hoy Puerto San Julián, también en la provincia de Santa Cruz). Estos asentamientos tuvieron una duración desigual en el tiempo -los dos primeros se extendieron a lo largo del siglo XIX, mientras que Floridablanca sólo de 1780 a 1784-.  

Los colonos se establecieron a 3 leguas del sitio del desembarco, en lo que hoy se conoce como Puerto San José, y el 20 de enero comernzaron a construir un pequeño poblado y fortín.  

El Fuerte San José contaba con una plaza cerrada, con habitaciones para el Superintendente, cuadras, almacenes, caballeriza y capilla. Por fuera de la Plaza se ubicaban dependencias precarias, un hospital, el camposanto y una batería emplazada sobre un cerro.   

Posteriormente se habría establecido en el paraje conocido como Los Manantiales de Villarino, un asentamiento productivo denominado el Puesto de la Fuente, creado para la extracción de agua dulce desde los manantiales que Basilio Villarino (piloto de la expedición) encontró en las Salinas Grandes de la Península de Valdés; la explotación de sal; la cría de ganado y el cultivo.  

A los pocos meses, Basilio Villarino y Francisco de Biedma fundaron en Río Negro otra colonia, María de Nuestra Señora del Carmen (actualmente Carmen de Patagones). Desde su creación, el fuerte dependió administrativa y económicamente del Fuerte Nuestra Señora del Carmen.   

San José se despobló parcialmente por diversos motivos, entre los que se cuenta una epidemia de escorbuto.

A pesar de que el Fuerte San José logró sobrevivir a la Real Orden del 1 de agosto de 1783, en la que se exigía el abandono de los poblados patagónicos; en 1810 la Primera Junta de Gobierno dispone el traslado de la guarnición a Carmen de Patagones. Sin embargo, entre el 7 y 8 de agosto de ese año, tanto la fortificación sobre la costa como el asentamiento de la salina, fueron atacados e incendiados por un malón Tehuelche, ocasionando la muerte de la mayor parte de sus ocupantes.  

Entre 1812 y 1823, el galés Henry Libanus Jones realiza cinco incursiones al Golfo buscando proveerse de lobos y ganado. Jones describe en su diario la presencia de centenares cabezas de ganado cimarrón, diversas estructuras que formaron parte del fuerte en la costa como por ejemplo un rancho o cuartel con techo de paja sobre el cerrito, por debajo una capilla construida en adobe y techada también con paja, y muy cerca de la playa una edificación de adobe, techo de tejas y horno que Jones asigna a la panadería. Describe además la presencia de restos humanos diseminados por la playa, los cuales fueron reunidos y enterrados y dos edificaciones de piedra sin cal situadas al borde de la Salina Grande.  

A partir de 1900, y tras la campaña contra los Pueblos Originarios liderada por Julio A. Roca en 1880, se radicaron allí hacendados y firmas comerciales; tales como un establecimiento creado para la recepción y traslado de recursos –principalmente sal– y mercaderías en la península. El mismo habría sido abandonado alrededor de 1916 cuando Puerto Pirámides comienza a cobrar importancia como salida de la producción salinera; mientras tanto, desde 1882 se fueron ocupando progresivamente las áreas restantes de Península Valdés.

Actualmente nada queda de las primitivas edificaciones de adobe con techos de tejas sobre cabriadas de madera atadas con cuero.    

Dirección

Puerto San José

Cómo llegar

Cómo llegar:
La Playa Villarino se encuentra a la altura del Puerto Pirámides, pero sobre el Golfo San José. Hay un camino uniendo la ruta provincial Nº2 con la playa Villarino.
Hay colectivos que hacen el trayecto puerto Madryn- Centro de Visitantes Istmo Ameghino, en la Península de Valdés. Consultar en Puerto Madryn.
  

Fuente consultada:

– Guía de Monumentos 2008. Monumentos Históricos de la República Argentina. Comisión Nacionald e Museos, Monumentos y Lugares Históricos. Secretaría de Cultura y Comunicación. Presidencia de la Nación.Web: www.monumentosysitios.gov.ar consultada el 28 de agosto de 2013.
– Buscaglia, Silvana; Bianchi Villelli, Marcia; Starópoli, Laura L.; Bosoni, Claudia; Carelli, Sabrina; Alberti, Jimena; «Arqueología Histórica en Península Valdés. Primeros abordajes históricos y arqueológicos al Fuerte San José (1779-1810)»; Revista de Arqueología Histórica Argentina y Latinoamericana 6:11-43. Buenos Aires.
 

Glosario:

Julio Argentino Roca (1843 –1914) Político y militar argentino, Presidente de la Nación en dos oportunidades. Fue el encargado de la llamada "Campaña del Desierto". (Más información)

Tehuelche Ocuparon el territorio de las actuales provincia de Chubut y Santa Cruz. En general eran de alta estatura (por arriba de 1,85 m. de promedio), lo que sirvió de argumento para crear el mito de la Tierra de Gigantes, de PATAGONES. La instalación de las primeras estancias y luego de las grandes compañías los fueron confinando a cada vez menos sitios. Pero a algunos terratenientes les significaban una molestia, ya que ocupaban las tierras y empezaban a alimentarse de un animal nuevo en la zona, las ovejas. Los últimos tehuelches se van mezclando con los primeros obreros rurales que van llegando al territorio de Santa Cruz o bien se van segregando en mínimas comunidades, o caen diezmados sin remedio por las enfermedades, el alcohol o el exterminio. (Biblioteca Pública Provincial Juan Hilarion Lenzi)

Argentina para mirar 2019 | Diseño y Desarrollo NA Soft

Argentina para mirar 2019
Diseño y Desarrollo NA Soft