Naufragio del Monte Cervantes, Ushuaia, Tierra del Fuego

El 22 de enero de 1930 el Monte Cervantes encalla entre los islotes de "Les Eclaireurs"
El Monte Cervantes fue construido en 1927 para la empresa Hamburgo Sudamericana.  

En el verano de 1930 realiza un crucero a los Canales fueguinos, entrando el 21 de enero de 1930 en la Bahía de Ushuaia donde desembarcan los pasajeros el 22 de enero. Luego de recorrer y visitar varios lugares de la ciudad, los pasajeros vuelven al Monte Cervantes y éste leva anclas después del mediodía, partiendo rumbo a Buenos Aires.  

A las 12.45 hs. el barco encalla entre los islotes de “Les Eclaireurs”, a pocas millas del puerto de Ushuaia, y comienza a hundirse.

Todos los pasajeros, 1120 en total, junto con toda la tripulación, algo más de 300 tripulantes y oficiales, pudieron ser rescatados o bien por lanchas que remolcaron los botes salvavidas, por el transporte Vicente Fidel López, o por la lancha Godoy, embarcación de apoyo del Presidio y Cárcel de Reincidentes de Ushuaia.

El 23 de enero cuando el Capitán Dreyer regresa al barco en búsqueda de su documentación, la nave efectúa una vuelta campana. Fue la única víctima del accidente y su cuerpo jamás fue encontrado.

En esa época Ushuaia contaba con 700 u 800 habitantes, y por lo tanto, no tenía una infraestructura suficiente para alojar a los cerca de 1400 náufragos. Sin embargo, durante los 7 días que éstos deben permanecer en Ushuaia en espera del Monte Sarmiento, buque de la misma empresa que se traslada a Ushuaia para llevar náufragos de vuelta a Buenos Aires, éstos son alojados en la comisaría, hoteles, pensiones, casas de familia, la iglesia y hasta en el presidio.

Con grandes esfuerzos, los problemas de escasez de víveres, abrigo y alojamiento logran ser superados. Cabe mencionar, que hasta los presos ofrecieron reducir sus porciones para alimentar a lo náufragos.  

El tiempo pasa, y en 1943, el empresario argentino Simonsini decide reflotar el buque, ya que éste se encontraba aun tumbado de costado en el Canal de Beagle.

Años de trabajos pasan hasta que en 1954, en un primer intento de remolque, dos flotadores auxiliares se rompen, uno de los cuales avería el casco.

La maniobra se vuelve a intentar con la ayuda del Saint Christopher, y los remolcadores de la Armada Argentina A. R. A. Chiriguano, A. R. A. Sanaviron y A. R. A Guarani. Inician el trayecto hacia tierra firme pero, inesperadamente, el Monte Cervantes comienza a hundirse definitivamente.

El Saint Christopher, adquirido por la empresa Salvamar para esta epopeya permanece aún hoy abandonado en la Bahía de Ushuaia.

Hoy, la Sala 1 del Museo del Fin del Mundo presenta diversos objetos del “Monte Cervantes", donados por viejos pobladores de Ushuaia así como familiares de los sobrevivientes del buque. El Museo de la ex Casa de Gobierno exhibe algunas fotos relacionadas con el Monte Cervantes, así como algunos objetos de los náufragos del buque. 


Fuente Utilizada

- "El País que no Miramos", serie de documentales para televisión producidos por Iván Grondona. Archivo General de la Nación.
- Web: www.histarmar.com.ar; URL: www.histarmar.com.ar/Naufragios/SagaMonteCervantesySC.htm al 19 de enero de 2010
- www.museodelfindelmundo.org.ar al 19 de enero de 2010
 
 

Recibí nuestro Newsletter!

Suscribite y recibí nuestro boletín de información.

@

Búsqueda