Tradición alfarera viva y arqueología afroargentina en Arroyo Leyes, provincia de Santa Fe

Una familia de ceramistas aún mantenía viva la tradición alfarera al momento de su descubrimiento dándole continuidad a una técnica y tradición.
Cerámica propiedad de Norberto Pablo Cirio, réplica de una pieza cerámica de Arroyo Leyes, realizada por Mirta Alzugaray.   En Arroyo de Leyes, provincia de Santa Fe, se encontró en la década de 1930 un asentamiento que tenía cientos de cerámicas enterradas. Los primeros en estudiar este hallazgo lo interpretaron como del siglo XVIII o como precolombino.

Sin embargo, tras descubrir que en el sitio vivía una familia que fabricaba cerámicas semejantes a las enterradas, todo el descubrimiento fue descalificado por considerarse falsificaciones - aún cuando podrían haber sido estudiadas en dicho carácter-, y muchas cerámicas fueron retiradas de los museos y una gran parte hasta llegó a ser destruida.

Recientemente, en el año 2001, el arqueólogo Daniel Schávelzon las atribuyó a pobladores afroamericanos.

Posteriormente, Carlos Ceruti profundizó el estudios de las cerámicas provenientes de Arroyo de Leyes, tras lo cual sostiene que el conjunto principal de tales piezas no fue una “falsificación” para embaucar compradores sino la obra de africanos o afroamericanos esclavizados, servidores de Santa Fe la Vieja, con relativa libertad de movimientos entre 1650-1670, el período de traslado de la ciudad al sitio actual. Concluyendo que las piezas arqueológicas de la “Cultura del Leyes” podrían interpretarse como realizadas por pobladores con fuertes relaciones con las culturas africanas, sincretizadas quizás con elementos culturales mocovíes y europeos.

El “Arroyo de Leyes” nació en el siglo XVIII, no existiendo como tal en épocas del traslado de Santa Fe La Vieja a su ubicación actual. Por entonces, la Laguna Grande (actuales lagunas Setúbal o de Guadalupe y El Capón, unidas) era salobre y no se comunicaba con el Paraná. Los españoles se vieron obligados a cavar un canal para traer agua dulce hasta la nueva población. Hacia 1750 el Sargento Mayor Jerónimo de Leyes estableció una estancia sobre el camino que conducía a Santa Rosa (por entonces Reducción de los Calchines), que dio origen al topónimo. Gran amigo del Padre Florian Paucke, encargado de la Reducción de Mocovíes de San Javier, por orden superior lo ayudó en la fundación de la Reducción de San Pedro (1763) y lo alojó junto con su comitiva indígena en los viajes que realizaba a Santa Fe de la Veracruz.

El area donde se realizaron las excavaciones era una superficie de alrededor de 30 hectáreas y está ubicada sobre la margen derecha del arroyo, en el Campo “Los Zapallos”, que perteneciera a Benito Freyre y Amalia Freyre de Irigoyen, y luego a Manuel Irigoyen.

Las piezas cerámicas no convencionales recuperadas en el sitio (antropomorfas de cuerpo entero, cabezas humanas superpuestas, figuras zoomorfas y antropomorfas formando escenas, animales domésticos, mates y bombillas, etc, etc, etc) pueden dividirse al menos en dos grupos que difieren claramente en cuanto a calidad en la representación, en la pasta, y en el grado de cocción. 

En el conjunto hay falsificaciones, atribuibles a la acción de los pobladores/ proveedores de los coleccionistas, que ante la disminución del recurso por exceso de extracción decidieron incrementarlo mediante la fabricación de falsos originales. Pero, las falsificaciones se dan en el grupo de las piezas más ordinarias, poco creativas y de pasta arenosa. Asimismo, resulta absurdo pensar que un reducido grupo de pobladores en el término de dos o tres años fuera capaz de producir tal cantidad de piezas para enterrarlas y volverlas a desenterrar, para solaz y felicidad de arqueólogos y coleccionistas.  

La población Afro y Afro-argentina llegó a ser muy numerosa en Argentina. La presencia africana en territorio hoy Argentino data del siglo XVI, pero en el siglo XVIII medio su volumen creció hasta superar no sólo a los indígenas sino a ser un tercio de la población urbana, con el mayor índice de crecimiento demográfico del país.

Una familia de ceramistas aún mantenía viva la tradición alfarera de Arroyo Leyes al momento de su descubrimiento dándole continuidad a una técnica y tradición. Hoy en día este trabajo es realizado por Mirta Alzugaray, ceramista oriunda de la ciudad de Santa Fe y afroargentina del tronco colonial, que actualmente vive en Arroyo Leyes.

 



Fuente Utilizada

- Daniel Schávelzon, "Africa en Buenos Aires: Descubrimientos Arqueológicos Recientes" del 19 de marzo de 1999, publicada en su blog "danielschávelzon, arqueología urbana, patrimonio cultural latinoamericano" y accedido desde Web: www.danielschavelzon.com.ar; URL: www.danielschavelzon.com.ar/?p=23 el 5 de octubre de 2011.
- Carlos N. Ceruti. “Aporte al conocimiento de la 'Cultura del Leyes': la colección del Museo de Cs. Ant. y Antropológicas 'Prof. Antonio Serrano', Paraná, Entre Ríos, Argentina”. Museo “Profesor Antonio Serrano”-CONICET. Gardel Nº 68, Paraná (Entre Ríos).
- Comentarios y correcciones aportadas por el antropólogo Norberto Pablo Cirio en septiembre de 2011.
- Carlos N. Ceruti. "Avatares de la colección arqueológica del Arroyo Leyes (Dpto. Garay, Provincia de Santa Fe, Argentina) o La Objetividad Científica Puesta a Prueba". 
 

Recibí nuestro Newsletter!

Suscribite y recibí nuestro boletín de información.

@

Búsqueda