La puerta historiada de la Biblioteca del Docente, por Arturo Dresco, en San Cristobal, Ciudad de Buenos Aires

La puerta historiada que le dio valor artistico al edificio, se encuentra en exhibición en su interior, restándole valor tanto al edificio como al barrio, favoreciendo así los intereses inmobiliarios. 
En 1908 abrió al público la actual Biblioteca del Docente, llamada en su origen Biblioteca Popular de Distrito.

La Biblioteca se estableció en el edificio del Consejo Escolar 6º, en la calle Humberto Iº al 3100. En la década de 1920 se trasladó a su actual sede de Avenida Entre Ríos 1349, donde funciona desde entonces como Biblioteca Escolar para las escuelas primarias del Complejo Carlos Pellegrini y para estudiantes del secundario. El Complejo Pellegrini, integra dos escuelas y la biblioteca docente.

Su entrada es nada menos que una puerta historiada, un "Homenaje al Maestro", realizada por Arturo Dresco, alumno de Passaglia, al estilo de las Puertas del Paraíso de Lorenzo Ghiberti; y fue inaugurada en 1934, celebrando el cincuentenario de la Ley de Educación Común 1420, piedra basal del sistema educativo argentino, aprobada el 8 de julio de 1884. 

Se trata de dos puertas de bronce que en sus paneles destacan aspectos de los diferentes lugares de todo el país en los cuales los argentinos recibieron su primera educación desde los comienzo de la Organización Nacional.  

Cada uno de los paneles refleja aspectos de la educación en el ámbito de una escuela, en el campo, en la época del servicio militar, o en el tiempo del trabajo. Son ocho esculturas en bajo relieve, llamadas "En la otra orilla", "La escuela espera", "A pie por el Altiplano", "Adultos en marcha hacia el aprendizaje", "Las labores al lado de la tierra", "Los conscriptos que aprenden las primeras letras" y "La escuela isleña". 

Enmarcando esos paneles se han ubicado figuras simbólicas de la educación, los escudos de las que entonces eran 14 provincias, representaciones de la flora y la fauna autóctonas y, en cuatro ángulos centrales, remendando estatuas de pie, las figuras de Mariano Moreno, Manuel Belgrano, Bernardino Rivadavia y Domingo Faustino Sarmiento. Cada una de las cuatro figuras presenta detallados trabajos de perfiles, facciones o gestos que son suficientes para identificar a los personajes respectivos. 

Las piezas dan cuenta tanto de la técnica escultórica de Dresco como de la madurez de la fundición artística en el país.  

Lamentablemente, al finalizar el ciclo lectivo 2013, el 14 de diciembre, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires se llevó las puertas para "restaurarlas" y "reubicarlas", dejando el frontis o cabecera de la puerta en su lugar; y ubicando en su reemplazo una puerta "...de chapa doblada, con paneles de alambre de seguridad, una barra de acero baratieri y un pomo digno del Easy", como describe acertadamente la nota del suplemento m2 de Página 12 del 28 de diciembre de 2013.

Dado que el Complejo Carlos Pellegrini aloja a otras dos instituciones, además de la Biblioteca Docente, el contraste visual y de épocas entre la puerta nueva que reemplaza a la escultórica de Dresco, con las otras de las dos escuelas que comparten el palacio, de menor importancia que la de Dresco, pero aún así imponentes, es inmenso!

Aún cuando la puerta hoy se encuentra restaurada en el interior del Complejo educativo, el hecho de que se haya quitado del lugar para el que fue diseñada le resta valor artístico al valor arquitecónico del edificio y al barrio, 
además de transformar su significado. Un barrio que a esa altura de la Avenida Entre Rios ya se muestra desprotegido -favoreciendo así los intereses inmobiliarios-, pero que logra mantener la cabeza en alto gracias a los imponentes edificios del Complejo Educativo Carlos Pellegrini y el Depósito Ingeniero Paitoví o "Depósito Constitución" de Aguas Corrientes de la siguiente cuadra. 

Cabe recordar que, por más excusas de inseguridad que se den para remover la puerta de su emplazamiento original, la construcción de la escuela en su momento justamente vino a darle importancia y valor a un barrio proletario, que sufría inundaciones y era considerado parte de los "arrabales amargos", tal como señala la siguiente crónica de la construcción del primer complejo educativo instalado en ese espacio (que fue  reemplazado por el magnífico edificio que vemos hoy, en 1922):

"Extremadamente lluvioso fue el otoño porteño del 84. Malo para las barriadas alejadas del centro, para los arrabales amargos. Ya San Cristóbal había sufrido la calamitosa inundación del año anterior cuando, a mediados de julio, la mayor parte de su zona suroeste quedó convertida en un fangal, en un mustio y sucio lago. Las lluvias de 1884 demoraban la construcción de esa escuela que iba a ser un lujo para la barriada y la más importante de cuantas se estaban levantando por esos días en la ciudad"

Ver el corto de "El País que No Miramos" producido por Iván Grondona sobre la Puerta de Homenaje al Maestro:


Glosario

Augusto Passaglia

Autor de dos de las tres modernas (1887) puertas de la Catedral de Santa María del Fiore, en Florencia, Italia.

Arturo Dresco

(1875 – 1961) Importante escultor argentino.

Fuente Utilizada

 - "El País que no Miramos", serie de documentales para televisión producidos por Iván Grondona. Archivo General de la Nación, video 1, programa 3.
- Web: www.buenosaires.gov.ar; URL: www.buenosaires.gov.ar/areas/educacion/bibleduc/institucional/institucional.php?menu_id=31973 consultado el 30 de junio de 2010.

- "Las puertas en peligro"; m2, Página12; Buenos Aires, 28 de diciembre de 2013; URL: http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/m2/10-2651-2013-12-28.html consultado el 21 de enero de 2014. 
- "Escuela Primaria Carlos Pellegrini" p.121 a 129. Fotocopia de publicación sin nombre proporcionada por la Biblioteca del Docente.

Si te interesó esta nota, quizás te interesen las siguientes:

Recibí nuestro Newsletter!

Suscribite y recibí nuestro boletín de información.

@

Búsqueda