Escultor Juan Luis Díaz, de San José de Jáchal, provincia de San Juan

...escultor en piedra, poeta y ceramista. Juan dicta también talleres de técnicas originarias para la creación de utensillos en cerámica y trabajos en piedra...
Datos de Contacto:
Ruta Internacional N°150. Finca La Puntilla. San José de Jáchal, provincia de San Juan
Cel.: (desde Argentina) 0264 15 4844348
Cel.: (desde exterior) +54 (9) 264 4844348        

Juan Luís Díaz es escultor en piedra, poeta y ceramista; y dicta talleres de técnicas originarias para la creación de utensillos en cerámica y trabajos en piedra, transmitiendo así los conocimientos que ha logrado acumular gracias a ser también un arqueólogo autodidacta, dedicación por la cual fue declarado investigador emérito del CONICET.

Juan comenzó a realizar esculturas en roca tras observar en Humahuaca a un hombre que trabajaba la piedra, pegándole todos los días un poco y comenzar a comprender cómo era el trabajo del picapedrero. Su dedicación a por el arte en piedra desencadenó probablemente su interés por la arqueología.

A raíz de esta última afición, en el año 2007, Juan encontró una piedra que podría haber sido tallada por los pueblos capayanes, la cultura que habitaba la zona de Jáchal y sus alrededores en épocas precolombinas. La piedra, que se encontraba tapada por la arenisca del río Jáchal, tiene grabadas una tropilla grande de guanacos, y otras figuras, como algunas geométricas.  

Juan es también co-fundador -junto con Ricardo Prieto- del Museo Prieto de Jáchal (ubicado en la Av. 25 de mayo 788 Oeste). El museo exhibe petroglifos, molinos de piedras, marayes y dos altares ceremoniales, además de cerca de 4000 piezas, incluidas cerámicas de las culturas Ciénaga, Aguada, Angualasto e Incaica; textites, instrumentos en hueso, líticos, maderas y metálicos. La colección fue clasificada, organizada y donada por el propio Juan Diaz.    

Talleres de cerámica originaria  

En enero y febrero 2014, Juan estuvo dictando una serie de talleres -el último de los cuales tendrá lugar el 15 de febrero- orientados a ver, en forma práctica, la metodologia que aplicaban los alfareros de los pueblos originarios, rescatando las fórmulas de culturas como La Ciénaga, Belén, que tuvieron injerencia en la región, e influenciaron al grupo capayan y yacampi; así como de culturas chilenas de las que también se han encontrado restos en la zona.  

Entre las técnicas transmitidas se encuentra la de la obtención de pastas para los diversos usos tales como para cocinar, para conservar los líquidos, etc; la aplicación de colores: negro sobre fondo rojo, por ejemplo y; cómo obtener colores con óxidos que se encuentran en forma natural, como óxidos minerales que dan diferentes tonos de colores; y el método de engobes: negro sobre rojo, y engobes blancos.   

Argentina para Mirar habló con algunos de los participantes del taller en el mes de febrero, para conocer lo que estaban haciendo, y difundir tan preciados talleres!  

Relatos de Juan Luis Díaz   

Debajo, dos de los relatos de Juan, basados en historias reales:   

Duendes de Jáchal

Corría el año 1942, cuando en el distrito La Puntilla ocurrió un caso de desaparición de una nena de tres años de edad, la cual fue encontrada veinticuatro horas después.

La historia comienza cuando tres hermanitas deciden jugar en una colectora que cruza por un sifón del Canal Sur. Sucedió que, según el relato de las nenas, se les acercó un varoncito rubio y de ojos de color cielo. Entonces las más grandecitas huyen a la vivienda para dar la novedad a su madre, pero la más pequeña se retrasa, cuando las otras nenas llegan, la mamá pregunta por la pequeña. Desesperada y pensando que ella tal vez se podía caer al caudal, llega al lugar, y … nada. No se encontraba por ningún lugar, entonces ella decide pedir ayuda a los vecinos.

Tomando la decisión correcta piden el corte del caudal y comienzan el rastreo sin éxito. Ya entrada la noche, deciden pasar la misma junto a la familia de la extraviada.

Al otro día, y de acuerdo a la charla de la noche anterior, un baqueano del lugar de apellido Díaz, comienza a “cortar” el rastro, y por su gran experiencia más la colaboración de la policía logran dar con las huellas de la nena.

El rastreo dura casi toda la mañana, pero con el feliz resultado del hallazgo de la criatura solo con algunos rasguños a la orilla del canal (el actual canal viejo) en los barreales de Pachimoco.

La nena había recorrido cinco kilómetros desde el lugar donde desapareció.

Cuando preguntaron con quien se había ido… ella contó, ¡Con el rubio de los ojos cielo!...


Don José Esquivel “El Leonero”   

En la provincia de San Juan, departamento Jáchal, en la zona de la quebrada del río de La Puerta del cerro Blanco, en los bordos llamados los Médanos, en el sector oeste, se encuentra el Agua de La Zorra. En ese lugar ocurrió hace ya algunos años, para ser más exactos, en la década del ´60, un acontecimiento asombroso y digno de ser relatado.

Ese lugar era zona de pastoreo de caprinos, donde a estos animales se los acostumbraba a llegar y permanecer durante el día alimentándose, para luego regresar al atardecer hacia los puestos, ubicados en el distrito de La Puntilla, a sus corrales.

En esa rutina diaria se encontraba don José Esquivel, lugareño de estas zonas serranas, conocedor del paisaje y dueño, como muchos hombres de esta región, de una sabiduría que entrega la vida de campo.
En un atardecer, don José, comenzó a notar que algunos de los animales de su majada faltaban. Decidió ir este, acompañado de sus perros, a investigar que pasaba con sus cabras.

Adentrados en el campo, los perros olfatearon en el aire la presencia de algo anormal, quizás estaban frente al misterio de la desaparición de los animales. Lanzados al acecho los perros fueron al encuentro de su presa.

Don José vio algo que le erizó el pelo. Junto a un retamo y sobre el filo de la lomada estaba, acorralada por los perros, y dando muestras de fiereza, una Puma; cacheteando con sus garras a los nobles animales.

A don José le afloró el instinto de supervivencia y no lo pensó dos veces. Se armó de un palo que hizo la vez de porra, y … recordó que no llevaba su cuchillo, solo tenía un cortaplumas de no más de 10 centímetros de hoja. Sacando coraje de muy adentro, aprovechó la oportunidad en que la fiera estaba en combate con los perros y dándole la espalda a un retamo que había en el lugar. Con gran valentía José Esquivel, le tomó la cola del animal apretándola fuertemente para que este no se escapara, y tirándolo hacia atrás para que quedara apretada contra el arbusto. Luego de darle varios garrotazos soltó este y logró sacar su cortaplumas lista para darle al salvaje animal puntazos a la altura de las costillas, girando a la vez en el endeble arbusto que le servía a don José de escudo protector.

No se supo medir el tiempo en que la fiera se debatía entre defenderse de los furiosos perros y de la hoja del cortaplumas que la punzaba una y otra vez, hasta que el animal ya desangrado murió. Fue cuando don José, observando a la puma y a dos de sus perros también muertos, pudo meditar sobre el enorme riesgo en que expuso su vida.

Luego, retomando fuerzas de lo agotador de la lucha, y el tiritamiento que le producía el relajar sus músculos y calmar los nervios, don José abrió a la puma en su panza para extraer sus vísceras. Colocando el cadáver de la fiera en sus hombros lo bajó de aquella lomada para llevarlo al río seco que existe al pié del cerro. Lo puso sobre algunos arbustos para que se termine de desangrar, y se dispuso a regresar. Suponía que los suyos estarían preocupados por el tiempo de demora que tenía en su retorno.

El cansancio era tal que no tuvo valor físico de bordear los cerros, así que decidió regresar con dirección a Pachimoco, un distrito cercano a su hogar. En ese trayecto iba cuando se encuentra con un muchacho de apellido Aróstica de las inmediaciones del lugar, que andaba en su jumento en la búsqueda de alguno de sus animales.

Aróstica al verlo manchado de sangre, indagó sobre lo sucedido. Don José le cuenta lo y le pide, ya que el muchacho andaba en burro, a que le preste el mismo para transportar la puma y a la vez lo convida para que se deje una parte de ella. Este acepta ayudándolo a llegar a ruta y allí con el cuchillo de Aróstica hacen partes y se separan.

Don José llega a La Puntilla y es alboroto en su casa, por lo sucedido, tal es así que sin pérdida de tiempo es fiesta realizada por la integridad física y el valor del jefe de la familia.

En el asado de festejo también cayó a la parrilla el costillar de la puma, siendo este un manjar debido al aliño y a la rociada con vino casero.

Este es el relato que supo contarme mi amigo y vecino don José Esquivel “El Leonero”, el cuál anoté en todos los detalles que creí necesario darlos a conocer, pues valores como estos no deben quedar en el anonimato. Valga para demostrar que en Jáchal existieron y aún hay valores dignos de resaltar y rescatar.   

Nota: Los relatos fueron escritos por Juan Díaz con autorización de las personas mencionadas.    

Poemas por Juan Luis Díaz  

Cuando el sol te ilumine

En este divino día
mi corazón, te desea
que te invada la alegría,
y cuando el sol te ilumine,
renovada tu energía,
los ángeles te protejan
en la senda que camines.  

Acompañando tus pasos
te saluden al pasar
con un juego de colores...
Manzanos y durazneros
te den sus mejores flores,
y los pájaros cantores,
en sinfónica armonía,
como un regalo a la vida
te brinden su melodía.  

Cuando el sol te ilumine
donde tus pasos te guíen,
sobre una alfombra de flores
recibas muestras de amores.
¡Oh divina luminaria!
Princesa que mi alma alumbra,
dame la radiante luz
que irradia tu juventud.  

La simbiótica apariencia
es cuando el sol aparece,
y en el arroyo se mece
tu figura al reflejar,
y yo siento al comparar
del astro Rey su hermosura
¡Que a tu divina ternura
no se la puede igualar!

    
HOMENAJEDA

¡Las estrellas danzarinas..
con la aurora se despiden!
¡Es que vieron que las luces,
¡En tu casa, se encendieron!
¡¡Se despertó la Princesa!!
Exclamaron con asombro!
Y se fueron titilando;
dando paso al Astro de oro!!!  

 ¡Suave brisa, en madrugada,
bella flor, tan codiciada!
Y es la luz del nuevo día,
¡¡¡tu cabellera dorada!!!
La noche se fue al descanso…
también se marchó la Cruz.
¡¡Pero apareciste tú…
¡con tu belleza radiante!!
Y por celos;… al instante!
El sol opacó su luz!!

¡Volvió la noche de nuevo!!
Con ese brillante cielo!
Hay luminarias distintas…
que parecen bailarinas;
vestidas de terciopelo!!!
¡Estrellas multicolores!
¡Están danzando… danzando!
¡Es que están homenajeando
a la más bella Princesa!!!
¡Dueña de tanta belleza!
Y el más tierno corazón;
¡te dedican con amor…
el más hermoso concierto!!!  

¡Tu mereces estar siempre,
rodeada de hermosa flores!
Y te alegren con sus versos,
juglares y trovadores!!!
¡Que te acompañen los trinos,
de las más hermosas aves!
¡desde el canto matutino,
hasta el dulce atardecer!
Y en ese entorno… mujer!!!
¡te eleves a lo Divino!!!

EL RESCATE DE UNA FLOR

La mujer, es una flor...
¡Que nos alegra la vida!
Cuidemos que a ese jardín,
no la dañe la sequia.
Sus petalos, ¡Son divinos!
Frágiles, en su estructura.
No dañemos su hermosura,
con la violencia y el rencor...
Sin ella, el hombre no sabe,
lo que es ternura, ni amor.

Si la gente se alejara
del odio y la violencia.
¡Este mundo, cambiaría!
Si el ser humano entendiera
Los Mandamientos de Dios...
Seguro... ¡Que en armonía
viviríamos en paz!  

Pero el hombre, se alejó,
de los preceptos divinos.
Creó su propio camino,
en su soberbia y maldad.
Y en su afan de devolver,
golpe por golpe. Se olvida...
Qué la paz, solo se logra
¡Con mansedumbre y amor!
¡No debemos ser violentos!
Ni devolver mal por mal.
No dejemos que se pierda,
la virtud de perdonar.
Rescatemos de las flores,
su mensaje silencioso...
y pensemos seriamente
¿quien les pintó su color?
¿Acaso reconocemos,
que fue nuestro creador?   

Fue Mujer, quien trajo al mundo,
a Jesús, El Redentor.
Y nuestra madre, en su vientre,
por un tiempo... nos cobijó.
Y en esa virtud ¡tan Grande!
también hay que valorar.
Que Dios, le dio compañera,
al hombre en su soledad.
Y no es justo que golpeemos
a ese ser tan especial.
Sin diferenciar el género...
¡¡¡Vivamos por siempre, en PAZ!!!

HOMENAJE A LA MUJER

Muchos halagos se hicieron.
¡Tantas serenatas fueron!
Cantadas en los balcones,
y en ventanas enrejadas.
Y hoy, como no dedicarle
un poema, para todas
las mujeres en su día,
porque sin ellas
¡Jamás se justifica la vida!  

¡A las mujeres rurales!
las que, labrando la tierra
recogen de sus entrañas
el alivio a sus pesares.
¡Las que cosechan el fruto
de la vid, en sus gamelas,
y cantan mientras trabajan
transpirando en los parrales!   

¡A la mujer campesina,
que ordeña en las madrugadas!
Y hace patria, con su canto,
allá en la zona serrana.
¡A la docente que lleva
educación y esperanza,
en los lejanos albergues,
anclados en las montañas!  

¡A la artesana prodigiosa,
que produce en su telar
unas coloridas prendas,
dignas de ver y admirar!
¡Bellas hijas de la tierra!
que ayudan a germinar,
la semilla del futuro
que a la Patria ayudará.

¡Así son nuestras mujeres!
Incansables luchadoras.
Por eso es que con mis versos,
hoy las quiero homenajear
bajo este cielo Argentino,
a todas en general.

¡Por ellas vimos la luz,
de un mundo maravilloso!
Y en su amparo y su ternura
nos refugiamos dichosos.
Y cuando se marcha el alba,
en un nuevo amanecer...
se abren las puertas del cielo
y te bendicen... ¡Mujer!
Porque sin ti, nuestra vida no tiene
razón de ser...
Si la vida tiene forma,
su forma... ¡Es de una Mujer!

TU GRAN EJEMPLO

Hola... ¡Muy buen domingo Papá!
Donde quiera que te encuentres...
en el cielo, junto a Dios,
o trabajando en su huerto,
donde florecen estrellas
que con su luz iluminan
los senderos y las huellas.
Y en esa luz, yo confío
como hijo agradecido.   

Que bueno es haber nacido
donde tu obrar fue un ejemplo.
Con tus dorados trigales
en tantos campos cubiertos.
¡En tus huertos y sandiales
y en tus hermosos maizales!
Todo viene a mi memoria
en tu ejemplo de artesano,
y de soñador labriego.
Porque tu recuerdo vive
aunque ya no estés conmigo.

Entre los bellos tesoros
el más hermoso que tengo
es la vieja catramina.
Como un recuerdo tan tierno
y el lugar hecho en madera
que a mi cuerpo cobijara
la cuna en que me pusieron
cuando mi madre dio a luz,
fue de madera muy dura
forrada en piel de ñandú.   

Mi Padre fue carpintero,
muy hábil con el formón,
al trabajar la madera
lo hacia con mucho amor.
Fue un artesano sin letras,
que escuela no conoció,
pero en trabajar... fue sabio
como el mejor profesor.

Por eso es que en este día
mi corazón te recuerda
y aunque mis ojos se llenen
con las lagrimas mas tiernas
he de transitar la huella
que tu ejemplo me enseñó
porque ya no estas conmigo
pues te encuentras junto a Dios,
desde allá... siempre recibo
tu paternal bendición.  

SIEMPRE ESTARÁS CONMIGO

Para qué salir a buscarte?
¡Si te llevo conmigo!
Siempre estás en mis mañanas
y en el llanto del rocío.   

Y con los rayos del sol...
¡Tú calor abriga mi alma!
Y ese calor, me acompaña,
por donde quiera que vaya!  

Es más hermoso el color
del día con su belleza...
Por que siempre está a mi lado
¡El resplandor de tus ojos!  

Y cuando miro las flores,
en el rojo de las rosas,
veo tu hermosa sonrisa
¡Atrapante y fraganciosa!  

Y el delicado clavel.
Que se mece, en su hermosura,
me recuerda el contorneo
de tu ¡Divina Figura!

A tu cabello ¡tan rubio!
¡Yo lo cubro con mis manos!
Cuando veo en el paisaje
a los trigales maduros!
Y en los árboles, el trino
de las aves en concierto.
A tú voz, me la recuerdan,
como el susurro del viento.

Y en esa fragancia del día
mi pecho exhala un suspiro...
¿Para qué saldré a buscarte?
Si siempre... Estarás conmigo!!!  



Fuente Utilizada

- Entrevista a Juan Diaz mantenida en Jáchal el 11 de enero de 2013; y telefónica del 18 de enero de 2014.
- Viviana Pastor; "Hallaron un petroglifo de 500 kilos en Jáchal"; Diario de Cuyo; 13 de mayo de 2007; Web: www.diariodecuyo.com.ar; URL: http://www.diariodecuyo.com.ar/home/new_noticia.php?noticia_id=220014 consultado el 25 de febrero de 2013
- Museo Arqueológico Prieto; Web: www.comunidadargentina.org.ar; URL: http://www.comunidadargentina.org.ar/default.aspx?nId=9962&cId=1480 consultado el 25 de febrero de 2013  

Si te interesó esta nota, quizás te interesen las siguientes:

Recibí nuestro Newsletter!

Suscribite y recibí nuestro boletín de información.

@

Búsqueda