Teatro Colón, Barrio de San Nicolás, Ciudad de Buenos Aires

La Sala del Colón, con su lujo y acústica alcanzó en poco tiempo fama internacional, al punto que llegó a decirse que quien no hubiera sido aclamado en el Colón no se había coronado aún como cantante de ópera.
Desde fines de la década de 1820, el circo había cobrado importancia en la escena porteña, al punto que el drama, expuesto con técnicas de circo y no de teatro europeo, se había vuelto popular para la representación de las temáticas populares argentinas. Este fue el caso de los cinco Hermanos Podestá que, en 1884, representaron con gran éxito la pantomina Juan Moreira, basada en la novela folletinesca de Eduardo Gutierrez, fundando así el circo criollo.

Sin embargo, a estos espectáculos circenses no concurrían las distinguidas señoras de la sociedad patricia -aunque sí lo hacían sus maridos-. Por lo que, hacia principios del siglo XX, la oferta teatral se completaba con el Teatro Colón, el Politeama, el Odeón, el Comedia, el Marconi, el Avenida, el Coliseo y las salas menores como el Mayo o el Zarzuela.  

Las compañias de ópera que llegaban al Río de La Plata eran, por lo general, de origen italiano, y lo hacían en el marco de una gira transatlántica que incluia a Río de Janeiro, Montevideo, Rosario; y el Teatro Colón, en Buenos Aires, cuya primera sede, obra de Carlos Enrique Pellegrini, se ubicaba frente a la Plaza de Mayo, donde actualmente se encuentra el Banco Nación, lugar donde funcionó entre 1857 y 1887.  

En ese año se decide convocar a una licitación para levantar un nuevo edificio que mostrara, de manera integral con el proceso de modernización en el que se embarca la Ciudad de Buenos Aires por aquel entonces, que ésta pertenecía al viejo continente europeo, y que su sala lírica estaba a la altura de las circunstancias.

El proyecto se inicia en 1888 con los fondos obtenidos tras la venta del viejo edificio. Francisco Tamburini -arquitecto de origen italiano, llegado a la Argentina en 1881, que se encontraba por aquel entonces rediseñando la Casa Rosada- obtiene el premio del concurso, quedando la concesión del teatro en manos del empresario Angelo Ferrari; y comienza las obras en 1890. Poco tiempo después, la crisis del '90 lleva a Ferrari a la ruina, debiendo reunciar a la concesión que le había sido asignada; y en el mismo año 1891, muere Tamburini, pasando el trabajo a manos de su discípulo, Vittorio Meano -autor del Congreso Argentino- quien, respetando las disposiciones de su antecesor, redefinió el proyecto con un lenguaje ecléctico, aunque más austero y severo, respondiendo así a las críticas de la época, entre las que se encontraban las del arquitecto Buschiazzo que proponía demoler y comenzar la obra nuevamente.

La estatuaria interior y exterior, obra de Luis Trinchero, fue realizada durante este período. Meano murió en 1904 -víctima de un crimen pasional-, y fue el belga Jules Dormal quien finalizó la obra.

Dormal "afrancesó" el Teatro Colón. El Salón Dorado, es un ejemplo de ello, con su juego de espejos, arañas, columnas talladas y el dorado a la hoja de su decoración, que recuerda al Grand Foyer de la Ópera de Paris. Las pinturas de la cúpula fueron encargadas al escenógrafo francés Marcel Jambon, pero ya en los años treinta una filtración de humedad las deterioró; y debieron ser reemplazadas en la década de 1960 por una obra del argentino Raúl Soldi, en la que se representan distintos aspectos de la vida teatral.

El teatro, con sus 8.202 metros cuadrados -5.006 de los cuales corresponden al edificio central y 3.196 a dependencias bajo nivel- fue inaugurado el 25 de mayo de 1908, con una representación de la ópera "Aida" de Verdi a cargo de la Gran Compañía Lírica Italiana. La temporada inaugural fue también escenario para la presentación de la ópera Aurora de Héctor Panizza -músico ítalo-argentino quien creó esta ópera basando su argumento en el libreto de Héctor Cipriano Quesada y Luigi Illica, éste último creador de los libretos de óperas como Tosca y La Bohème, entre otras-.  

La Sala del Colón, con su lujo y acústica alcanzó en poco tiempo fama internacional, al punto que llegó a decirse que quien no hubiera sido aclamado en el Colón no se había coronado aún como cantante de ópera. Y es que el género operístico se masificó rápidamente en Buenos Aires, generándose una audiencia erudita y sumamente crítica.

Su planta en herradura, de setenta y cinco metros de diámetro, con casi 2.500 asientos, está enmarcada por seis niveles entre los que se cuentan palcos, gallinero y paraíso. El escenario, con sus medidas de 35 m. por 34 m. y 48 m. de altura y embocadura de 18 m. por 19 m., es excepcionalmente amplio; posee una inclinación de 3 cm. por metro y tiene un disco giratorio de 20 m. de diámetro que puede accionarse para cambiar rápidamente las escenas.  

El foso de la orquesta posee una capacidad para 120 músicos, con cámara de resonancia y curvas especiales de reflexión del sonido. Estas condiciones, sumadas a las proporciones arquitectónicas de la sala y la calidad de los materiales hacen que el Teatro Colón posea una acústica excepcional.

Pero, como muchos artistas han manifestado en reiteradas ocasiones, el Colón no es únicamente su magnificencia arquitectónica, sino más bien, el conjunto artístico que lo integra, con su Orquesta, Coro y Ballet Estables, creados en 1925, la Orquesta Filarmónica de Buenos Aires, creada en 1961; y los artesanos de sus talleres de producción de escenografías y vestuarios y salas de ensayo. Funcionan también en el teatro, una biblioteca y el Museo Teatro Colón, dependiente del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.  

A partir de 1925 con algunas intervenciones, y tras 1931 de manera definitiva, el Teatro Colón pasa a manos municipales. Y hoy, muchos de estos talleres, así como la biblioteca, ya no tienen el funcionamiento que tenían hasta hace poco, porque el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires en los últimos años ha terciarizado y ha vendido parte de los mismos.   

Hoy, el Teatro Colón, y su cercano Teatro Nacional Cervantes, y los diversos y múltiples Teatros comerciales y alternativos de la Calle Corrientes, aunque confrontados todos en el tipo de espectáculos ofrecidos, dan marco a la oferta de teatro del centro de la ciudad, y se constituyeron en el epicentro de los paseos turísticos de la Ciudad de Buenos Aires.  

Locales y turistas, se mezclan diariamente en los alrededores del Teatro Colón y disfrutan los recorridos guiados por su interior, los cuales se realizan todos los días (con excepción del 1ero de mayo, 25 de diciembre y 1ero de enero, o los días de elecciones nacionales), de 9 a 17hs y duran 50 minutos.   



Fuente Utilizada

- "Guía de Monumentos 2008", Web: www.monumentosysitios.gov.ar; URL: http://www.monumentosysitios.gov.ar/bienes/files/CiudadBsAs.pdf consultado el 10 de septiembre de 2013.
- "Teatro Colón; El teatro, artistas, hitos y reformas; Reseña Histórica"; Web: www.teatrocolon.org.ar; URL: http://www.teatrocolon.org.ar/es/historia consultado el 10 de septiembre de 2013.
- Watson Ricardo, Rentero Lucas, Di Meglio, Gabriel; "Buenos Aires tiene historia, Once itinerarios guiados por la Ciudad"; Aguilar, Altea, Taurus Alfaguara S.A. de Ediciones; Ciudad de Buenos Aires; 2008. Pág. 201 a 207.
- Pinsón, Néstor; "Antonio Podestá"; Web: www.todotango.com; URL: http://www.todotango.com/spanish/creadores/adpodesta.asp consultado el 11 de septiembre de 2013.
- "Aurora: del Colón a la escuela"; Dirección General de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires; Dirección de Producción de Contenidos; Web: servicios2.abc.gov.ar; URL: http://servicios2.abc.gov.ar/docentes/efemerides/20dejunio2009/pdfs_descarga/aurora.pdf consultado el 11 de septiembre de 2013.
- 100 años del Teatro Colón; La Nación; jueves 22 de mayo de 2008.
- “Denunciamos el desguace institucional del Teatro Colón”; Agencia Paco Urondo; Periodismo Militante; 10 de septiembre de 2013; Web: www.agenciapacourondo.com.ar; URL: http://www.agenciapacourondo.com.ar/secciones/sindicales/12682-denunciamos-el-desguase-institucional.... consultado el 11 de septiembre de 2013.  

Si querés conocer mejor Buenos Aires y hospedarte en la ciudad hay diversos tipos de alojamientos turísticos. Te recomendamos Trivago, un comparador de precios de hoteles, que te va a ayudar en tu búsqueda ofreciéndote diferentes opciones en cuanto precio y calidad además de poder reservar tu hotel ideal. 

Si te interesó esta nota, quizás te interesen las siguientes:

Recibí nuestro Newsletter!

Suscribite y recibí nuestro boletín de información.

@

Búsqueda