HABLEMOS DE CÓNDORES

AVISTAMIENTO DE CÓNDORES EN EL RÍO JACHAL
Viernes 4 de Abril de 2014, hora 13, recibo un mensaje vía celular de una docente amiga que venia desde el Departamento vecino de Iglesia, en donde presta servicio en la Escuela Dalmasio Vélez Sarsfield. Me informa que frente a la planta de Fabricaciones Militares, en el lugar denominado “El Pencal”, a orillas del canal de irrigación sur, sobre sus bordo, y a una distancia de 150 mts de la Ruta Internacional 150, se veían  posados unos Cóndores y otros sobrevolaban; me dice que eran bastantes.

Inmediatamente voy al lugar, provisto de unos binoculares de gran alcance, y comprobé la veracidad de la información. Sin dejar de observar, lo llamo a Oscar Martínez, un amigo fotógrafo, para ver la posibilidad de atrapar imágenes fotográficas. En ese momento pasaba por el lugar otro amigo mío, el Psicólogo Víctor Capdevila, en su acostumbrado paseo en bicicleta. Se detuvo al reconocerme y lo invito a observar las Aves Sagradas. Los dos nos pusimos a ver el maravilloso espectáculo que ofrecían los cóndores, los que estaban posados sobre un bordo y los que planeaban en el claro cielo jachallero. Nos preguntamos que podría haber en aquel lugar, para que acudieran los Cóndores en bandada, tanto adultos como pichones. Cuando llegó Oscar Martínez al lugar a bordo de su Zanelita 50cc, y pudo también observar el espectáculo, les sacó una panorámica con su cámara de fotos. Entonces decidimos aproximarnos al lugar, tomando las precauciones del caso.

Cabe destacar que todas las especies que viven en estrecho vínculo con la naturaleza (en este caso los cóndores) tienen el oído y la vista muy desarrollados. El ruido que emite una ramita seca al ser rosada o pisada, basta para que ellos de alejen; y esto es lo que sucedió. Levantaron vuelo, quedando solamente un pichón desorientado, de gran tamaño, pero la experiencia de Oscar valió para que él tomara fotos de vuelo y del pichón, algo maravilloso.

Los adultos tienen el lomo blanco y collarín, y los pichones son de color marrón.

Pasada la emoción del momento, decidimos averiguar que había en el lugar, viendo con sorpresa que se trataba del cadáver de un perro Pitbull. Pero la mayor sorpresa fue comprobar que a pesar de estar en avanzado estado de putrefacción, solo tenía roto sus ojos, el resto del cuerpo estaba intacto. Nos preguntamos porque no lo devoraron, tengo entendido que los perros muertos son muy preciados por los Cóndores y todas las otras especies carroñera. La respuesta vino después, tal vez sea que no se trata de una especie normal conocida por ellos. Esa raza, fue introducida y no es lo que ellos reconocen como natural o normal de la zona.

En una oportunidad supe tener una experiencia en el campo, en una zona montañosa. Pude observar a 6 cóndores destrozando el cadáver de un zorro, los observe desde una distancia de 200 metros con mis binoculares. Después que los cóndores levantaron vuelo, pude comprobar al acercarme al lugar, que se trataba de un zorro, por la cantidad de pelos grises que había en el lugar y un trozo de cola adherido a un resto del espinazo del animal. Ese recuerdo, más lo observado en este caso, da a pensar que ellos no comen lo desconocido.

¿Qué maravilloso sentido tendrán más desarrollado los Cóndores? ¡Todas las aves no poseen olfato! Madre Naturaleza ¡¡Que grande eres!! Solo el hombre te adultera.

¡Gracias amiga docente por avisar! ¡Gracias Oscar por tus fotos! ¡Gracias Víctor por tu testimonio! ¡Gracias querido hermano Benito por tu ayuda con relación a dilucidar misterios!


Si te interesó esta nota, quizás te interesen las siguientes:

Recibí nuestro Newsletter!

Suscribite y recibí nuestro boletín de información.

@

Búsqueda